Cotnyl desarrolla y provee envases para la industria alimenticia con requerimientos que establecen tolerancias dimensionales que llegan a las décimas de milímetro. “Se responde a esta exigencia por la calidad de las láminas utilizadas y la tecnología aplicada en el termoformado”, indica la Dra. Marta Galak especialista en la disciplina.

 

Ferrero, Bagley, Arcor, Mondelez, Firenze y Cabo Verde, entre otras empresas que elaboran alimentos de alcance masivo y de exportación, encomiendan a Cotnyl el diseño de bandejas de polipropileno y PET, y en este último caso tanto virgen como reciclado, para el envasado de sus productos. La mayoría de ellas, tales como budineras, alfajoreras, contendores para mariscos o huevos de Pascua, son desarrolladas por el departamento técnico industrial que atiende de forma exclusiva a la industria alimenticia.

La Dra. Marta Galak, Doctora en Química y Directora del posgrado de Tecnologías de Envases y Embalajes que lleva adelante el IAE junto a la Universidad Nacional de Rosario, explica: “Se trabaja sobre especificaciones técnicas muy rigurosas porque las bandejas no solo deben dar respuesta a la capacidad de envasado, sino que en muchos casos se incorporan a las líneas automáticas de empaquetado (packaging). De modo que las tolerancias dimensionales se restringen a medidas de altísima exigencia”, también agrega que “tan importante como estos valores de precisión resulta la resistencia estructural y la distribución del material en la superficie. Estos niveles de exigencia sólo se alcanzan utilizando láminas de primera calidad y la última tecnología en termoformado”, afirma.

En sus instalaciones ubicadas en el partido de San Martín, Cotnyl fabrica láminas de polipropileno y de PET de 200 a 1400 micrones de espesor. En el caso del PET se desarrolla bajo el proceso denominado "Superclean"; certificado por la FDA (EEUU), organismos nacionales, como el INTI y el SENASA, que posibilita el uso de material pos-consumo para fabricar envases aptos para el contacto directo con alimentos. En tanto, los termoformados se realizan en máquinas alemanas de última generación.

Para atender la variedad y magnitud de las solicitudes que se reciben, la especialista ejemplifica: “Tenemos clientes en la industria pesquera que envasa los langostinos y calamares en túneles de -40ºC y otros que sirven comidas caliente recién horneadas en las mismas bandejas. En ambos casos las bandejas deben conservar siempre su forma”.

->