Dragón Dorado se especializa en preparaciones fusión peruana y china cantonesa. Realiza sus repartos en la reconocida ciudad pueblo y en los barrios aledaños Villanueva y Rincón de Milberg.

 

45.000 personas distribuidas en 23 barrios es la población que habita Nordelta, la ciudad pueblo que emergió en 1999 hoy posee 5 colegios con más de 4.500 alumnos, un Centro Médico, un Centro Comercial con más de 70 locales, 5 salas de cine, 4 bancos, 2 estaciones de servicio, 23 restaurantes, un Club Deportivo y una cancha de golf de 18 hoyos, al que se suma un Hotel 5 estrellas. 

Precisamente, sobre una de sus principales avenidas de acceso se encuentra Dragón Dorado, un emprendimiento familiar encabezado por Víctor y Pilar que se animaron a abordar el desafío hace tan sólo tres años: “Compramos el fondo de comercio de un local de comida china y de a poco fuimos incorporando nuestros conocimientos de la comida del Perú, de donde somos oriundos, hasta convertirlo en especialidades Chifa”, indica el cocinero limeño.

¿De qué se trata esta cocina?
Hacemos comida fusión peruana/cantonesa que nace de la mezcla de los platos chinos pero con el sazón peruano. Todos nuestros platos salen deliciosos, pero los clientes adoran el Chaufán y el Chi Jau Kay. 

¿Cómo los preparan?
El Chi Hau Kay lleva trozos de pollo crocantes bañados en su salsa: soja, ostras y sésamo. El Chaufán se prepara con trocitos de pollos, arroz, huevo, zanahoria picadita y verdeo. Ambos platos se destacan por nuestros ingredientes secretos, más la sazón que le ponemos. 

¿Ustedes mismos elaboran los platos?
Somos 4 trabajando en la cocina, uno en recepción y dos chicos para los delivery, más otro que se suma los fines de semana. Contamos con dos cocinas grandes y una cocina mediana, una freidora, un freezer y dos heladeras. 

¿Hasta dónde llegan con los repartos?
El negocio está en Agustín García 8007 (ex ruta 27), Benavídez. Repartimos nuestras comidas en todo Nordelta, Villanueva y Rincón de Milberg. Por día, en promedio, tenemos 13 despachos, el 90% de los envíos por delivery, el resto lo pasa a buscar el cliente por el local. 

¿Qué es lo que más valoran sus clientes?
Nuestros clientes valoran mucho nuestro esfuerzo, nuestra sazón y la rapidez con la que se elabora el plato. Los clientes que quedaron satisfechos por primera vez, saben que el próximo será igual de rico. Nunca salen distintos. Siempre nos dicen que cocinamos muy rico y eso alegra a toda la gente que trabaja en nuestra cocina.

Las materias primas y los ingredientes en las comidas son clave…
Elaboramos los platos en el momento. La presentación es fundamental. Las verduras y las carnes son frescas y los insumos son importantes para cuidar el negocio, pero la más importante de todo es la higiene. Siempre nos ha gustado que nuestros clientes observen, a través de la puerta, cómo trabajamos dentro de la cocina, siendo limpios y prolijos. 

¿Qué tipo de envases utilizan para el delivery?
Usamos las bandejas PP105R para los Chaufán y los fideos. Las bandejas PP103 para los arrolladitos y empanaditas. Las PP102 para los langostinos al panko. Y las B2-28 para los platos especiales. Las conseguimos en la Papelera Calipón y consumimos una caja de 300 unidades de las 105 por quincena. Las otras bandejas se acaban en más de 20 días. 

->