Es importante saber que deben estar fabricadas con polipropileno para soportar temperaturas de hasta 120º C y ser aprobadas por la autoridad sanitaria que certifica que no transmiten olor, no alteran el sabor de los alimentos, son inocuos y no son tóxicos.

 

Las microondas son ondas electromagnéticas que irradian energía con diferentes longitudes, estas pueden ser ondas de radio o infrarrojas. Sin embargo, existen frecuencias de ondas específicas que son aprobadas para calentar alimentos y que no afectan la salud.

 

En los típicos electrodomésticos que todos conocemos y utilizamos, la radiación de estas microondas son absorbidas por los alimentos y provocan la excitación de sus moléculas, que por fricción, logran el calentamiento. Este proceso de generación de calor difiere en grados según la composición del alimento, en cuanto al porcentaje de agua, grasas, sales y carbohidratos que posee.

 

Las bandejas de polipropileno (PP) que fabrica y comercializa Cotnyl, son apropiadas para incorporarlas al horno de microondas por resistir temperaturas de hasta 120º C, y también están dotadas de una muy buena barrera contra la humedad, por este motivo pueden utilizarse para contener productos deshidratados. Además de toda la gama de productos refrigerados, son fáciles de manipular y ofrecen un calentamiento uniforme, aún bajo circunstancias en los que se presente sobrecalentamiento en puntos localizados.


 

Estos envases son fabricados a partir de láminas extrudadas de PP. Poseen aprobación de la autoridad sanitaria para uso en microondas y cumplen con todos los requisitos dispuestos por la legislación –SENASA e INAL-. Por otra parte, el monómero constitutivo propileno utilizado, es inocuo, no transmiten olor, ni altera el sabor de los alimentos

 

Consultá la variedad de líneas de envases y bandejas microondeables

->