Papelera El Vasquito acumula más de 60 años atendiendo las necesidades de embalaje gastronómico y proyecta su crecimiento con la inauguración de un salón de ventas de 300m2.

La pantalla táctil que recibe a los clientes solicita identificarse como comerciantes y empresas, mayoristas, público en general o la opción para dar prioridad a embarazadas y discapacitados. Es el primer paso para organizar el servicio de venta en el flamante salón de 300 m2 que acaba de inaugurar Papelera El Vasquito en su local de Quilmes. “La incorporación de la tercera generación nos permitió profesionalizar procesos administrativos y administrar mejor los recursos para enfrentar los cambios que presenta el mercado”, señala Roberto Goicoechea que junto con su hermano Carlos continuaron en el negocio que fundó Don Domingo en 1949.

Su dirección siempre fue muy clara: atender las necesidades de embalaje gastronómico, principalmente en la zona sur del Gran Buenos Aires, Capital Federal distribuyendo productos con vehículos propios y por medio de envíos al interior del país mediante expresos. Silvina, hija de Roberto, destaca: “Nuestra atención es personalizada, los vendedores visitan a los clientes o bien los clientes realizan los pedidos y consultas vía web, email o telefónicamente. Una vez recibidos realizamos las entregas respetando un cronograma preestablecido que combina una determinada zona con un día de la semana”.

Las nuevas instalaciones que se suman a los 2500 m2 de depósitos, se enfocan en brindar una mejor exhibición de los productos e incorporar tecnologías poder agilizar la atención, ofrecer asesoramiento y ser más eficientes. “Somos conscientes de que tenemos que estar en sintonía con las necesidades de los clientes, escucharlos y ofrecerles productos de primera calidad. Acompañarlo con el mejor servicio es nuestro valor agregado”, define Carlos.

De la relación con Cotnyl recuerdan “cuando entregaban con una camioneta ranchero amarilla”, se ríen y subrayan: “Comercializamos sus productos desde siempre y jamás una queja. Son reconocidos en el rubro, por su calidad, compromiso y respeto por el distribuidor, algo que siempre valoramos y destacamos. Estamos seguros de que si hay una bandeja de Cotnyl por la zona la vendimos nosotros”.

"Estamos seguros de que si hay una bandeja de Cotnyl por la zona la vendimos nosotros”

Para enfrentar los desafíos de un rubro que ha crecido exponencialmente han incorporado productos de librería comercial, cotillón, embalaje e higiene industrial. “Por este motivo apoyarnos en un proveedor como Cotnyl fue clave para poder dar respuesta a una demanda cada vez más exigente”, afirma Roberto y apunta que: “Si un cliente nos dice ‘mandame la bandeja buena’ sabemos que pide Cotnyl”.

->