Se despliega en un único cuerpo que integra la tapa bisagra y su capacidad alcanza los 675 cm3. Posee una versión con orificios para alimentos frescos que requieren contacto con atmósfera modificada, como algunas frutas y verduras.

 

La búsqueda de soluciones para dar respuestas a las necesidades de mercado es una de las premisas claras de Cotnyl. En esta ocasión, a partir de una demanda de un grupo de productores agrícolas que cosechan arándanos en Entre Ríos, Tucumán y Buenos Aires, se propuso desarrollar un envase que se adapte a los requerimientos específicos de un segmento que en los últimos años produjo exportaciones cercanas a las 15 mil toneladas a los exigentes destinos en Estados Unidos, Reino Unido y Europa continental*.

 

Además de crear el diseño del producto y fabricar las matrices para el proceso de termoformado, Cotnyl tuvo que sortear el complejo desafío de activar una estación de punzonado de precisión a su línea de producción para que, de forma automática, la máquina genere los 40 orificios que el envase posee en su perímetro.

 

La nueva línea fue lanzada en versiones cuadradas, con y sin orificios, con 675 cm3  de capacidad y la tapa incluida en su cuerpo. Por sus características, son especialmente aptas para todo tipo de productos frescos, tales como frutas y verduras, pero su versión sin orificios  será aprovechado por el rubro gastronómico para el envasado de sushi, sándwiches de miga y otros alimentos. El material utilizado es el PET, de modo que puede tolerar hasta 70º C de temperatura.

 

Puede ser consultado de su catálogo bajo el ítem TBA675 (sin orificios) y TBA675P (con orificios) (link)

Ver Productos

 

*Fuente: Comité Argentino de Blueberry

->