Alberto Vatri es quien lleva adelante las innovaciones tecnológicas de Cotnyl. Fue convocado apenas nació la empresa y a sus 63 años es reconocido como un ejemplo para los 110 trabajadores que integran el plantel.

 

Acumula 159 matrices diseñadas y fabricadas con el sello de Cotnyl y tres décadas estudiando los procesos de extrusión y termoformado para producir la amplia serie de bandejas plásticas que comercializa la compañía, además de otros productos originales que formaron parte del catálogo. Con la simpleza de los que saben y enseñan, Alberto Vatri resume: “Empezamos con polietileno en polvo. Al principio nos volvíamos locos para entender su comportamiento, temperatura, rigidez… Luego vino la etapa de hacer extrusión, intentamos mucho hasta que le encontramos la vuelta. Así empezamos a desarrollar láminas para abastecer a la industria y desde ese momento nunca nos detuvimos. Se encontraron oportunidades en la producción de viseras publicitarias, carpetas plásticas, cajas agendas, y hasta imanes de PVC magnético. Fabricábamos las láminas, imprimíamos y troquelábamos”.

Entre muchos de los obstáculos que tuvo que sortear para realizar nuevos productos, hay uno que lo acuña en su memoria como un trofeo: “A un colega nuestro le habían encargado el desarrollo de un envase en PET para contener un huevo de pascua y por diversas razones no pudieron realizarlo. Aquello que para otros había sido imposible, lo resolvimos en 15 días. Era para una firma italiana que todavía es cliente nuestro, y que a través de ellos llegamos a toda América y Europa. Y no miento: una vez, estando en Canadá, vi el producto nuestro en una góndola, ¡no lo podía creer!”.

Cotnyl posee una dotación de 110 empleados que aseguran la calidad de los productos que se elaboran

Cotnyl posee una dotación de 110 empleados que aseguran la calidad de los productos que se elaboran: Sergio Nosovitzky, su fundador, afirma: “El secreto es que tenemos muy poca rotación de empleados. La gente que se incorpora se suele quedar. Tenemos mucha gente que promedia 20 años aquí”.

Para capacitarse, Alberto tomó contacto con el principal fabricante de máquinas de termoformado, Illig, la marca de maquinas que utiliza Cotnyl para fabricar sus envases: “Al principio compramos las matrices y después desarrollamos matrices propias. Viajé 20 veces a Alemania para realizar cursos en Illig. Tienen un departamento de investigación enorme y buscan la innovación permanente”, dice con el entusiasmo de un joven de 63 años.

Cuando se lo invita a la reflexión, destaca que: “Acá se hacen las cosas bien. El éxito de la empresa está centrado en decisiones bien tomadas, se evalúan muy bien las cosas antes de proceder. Opinamos abiertamente y entre todos buscamos las mejores soluciones”.

->